yoga niños

Con la situación actual, en la que en muchas regiones del mundo, por no decir prácticamente todo el mundo, nos hemos visto con una restricción de movimiento y salida a la calle, muchas personas, sobre todo las que vivimos con niños o tenemos hijos pequeños, hemos visto como el confinamiento afecta mucho tanto de manera física y psíquica a los más pequeños.

Al mismo tiempo, al no poder ir a la escuela y a los parques a “gastar” energía, hemos tenido que ingeniarnosla para hacer que nuestro hogar sea además de una vivienda un lugar de jugo, deporte y estudio.

El yoga y sobre todo el yoga para niños y niñas nos ha ayudado a calmar los ánimos en estos momentos de incertidumbre y estrés.

Efectos físicos, psicológicos y espirituales del yoga

Cada postura de Yoga (âsana) forma una unidad en sí misma y produce efectos simultáneos en los distintos cuerpos de las personas. Está claro que los niños pequeños no llegan a integrar del todo las posiciones, y en ocasiones es simplemente un juego, pero lo importante es que se vayan familiarizando con ellas y vean la efectividad.

Efectos físicos del yoga

El yoga como actividad física activa el sistema muscular, actuando directamente sobre el esqueleto, los órganos y las reacciones químico orgánicas, mejorando la postura, creando una sensación de bienestar y ayudando a mejorar la relación con el cuerpo.

Efectos en la salud mental y psicológica del yoga

Las posturas de yoga y el yoga en sí tienen un efecto relajante en el sistema nervioso y en la mente, que beneficia a su vez a la postura y la respiración. Se trata de una manera de mejorar la relación entre interior y exterior, a través de los pensamientos, las sensaciones corpóreas, la respiración y a su vez las propias posturas van retroalimentando esta rueda de mejora continua.

Con el tiempo, el yoga, ya sea como un juego infantil o una actividad más seria o “adulta” si se prefiere, acaba mejorando la sensación de bienestar y paz interior.

Compaginar las posiciones con juegos

Las posiciones y asanas de yoga nos ayudan a relajarnos, pero se pueden combinar con juegos más activos para que los niños no se aburran o cansen.

Estos juegos pueden ir desde adivinanzas hasta actividades físicas como el famoso juego musical en el que cuando se apaga la música los participantes deben quedarse quietos. En este caso debemos quedarnos quietos pero en alguna de las posiciones de yoga más fáciles para los niños.

Posturas de yoga para niños

Hay algunas posturas o asanas de yoga que son particularmente adaptables para los niños, o incluso les resultan a ellos mucho más sencillas de realizar que a los adultos poco acostumbrados a mover el esqueleto.

Estas son las siguientes:

  • Postura del guerrero, una de las más básicas y sencillas.
  • Postura del árbol. ¡A trabajar el equilibrio!
  • Postura del perro. Estiramos toda la columna y la parte anterior de las piernas.
  • Postura del niño. Estiramos la espalda con la postura que lleva su nombre.
  • Postura de la cobra. Otra postura ideal para estirar el tronco, en este caso la parte delantera.

El yoga así como otras prácticas muy interesantes como el mindfulness o atención plena en castellano, pueden hacernos llevar de forma más duradera los momentos de ansiedad propios del confinamiento o las medidas excepcionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies