periodos sensibles

¿Qué son los periodos sensibles o sensitivos del método Montessori?

“Los periodos sensitivos son puntos sensibles que atraen a los niños a involucrarse intensamente en lo que les interesa; por ello necesitan trabajar a su propio ritmo, sin horarios, a través de la actividad, mediante la cual se construye su inteligencia, y necesitan la repetición continua”

María Montessori

Si vienes de la página principal sobre el método Montessori, habrás leído sobre los principios básicos del método. Entre estos principios básicos, se encuentran los llamados periodos sensibles, los cuales son muy importantes de identificar y definir.

Los periodos se dan tanto de manera individual en algunos casos como superpuestos en otros y son básicamente estos:

  • Agudización de los sentidos
  • Movimiento y desarrollo de la motricidad fina
  • Lenguaje
  • Orden y organización
  • Comportamiento social
  • Sensibilidad musical
  • Descubrimiento matemático
  • Control de los esfínteres
  • Relación con el espacio

Profundizaremos más en cada uno de ellos, ya que es importante saber reconocerlos para poder potenciarlos y no reprimirlos, teniendo en cuenta que estos periodos son limitados en el tiempo e irreproducibles.

Para representarlos mejor, este gráfico indica aproximadamente cuándo son esos periodos:

periodos sensibles metodo montessori

Agudización de los sentidos

En el periodo que va del primer año de vida hasta los 5 los niños se encuentran en una etapa ideal para desarrollar y agudizar los sentidos. Dentro de lo que sería el “material” para ayudar a los niños en este momento, y que en muchos hogares se da de forma natural, estarían las cajas con material variado (también conocido como “cesta de los tesoros”).
En estas se incluye todo tipo de material más allá del clásico sonajero industrial de plástico: piñas de los pinos, sonajeros caseros hechos con botes vaciós reciclados y legumbres, telas de todo tipo, cuerdas, cepillos. Todo tipo de objetos suceptibles de ser inspeccionados a nivel táctil y auditivo, y en algunos casos olfativo (y en los primeros años también con el gusto).
Cuando son más grandes, o sea a partir de los 3 años, también se pueden hacer cajas o cilindros con diferentes olores. O cajas con objetos a reconocer con los ojos cerrados mediante el tacto y el oido.

Movimiento (0-3 años)

Durante los primeros tres años de vida los niños desarrollan mucho la movilidad, tanto la musculatura como el equilibrio y la coordinación.

El lenguaje

Durante los primeros 6 años d vida los niños desarrollan el lenguaje de una manera impresionante. Como bien reconoció Maria Montessori, durante estos años (este periodo sensible) los niños están en su momento más apto para desarrollar el lenguaje. Hay diferentes maneras de potenciarlo, ya sea a nivel concreto o abstracto, de la imaginación y de la creatividad.

Esta etapa es irrepetible, y si bien se sigue desarrollando durante toda la vida, es aquí donde plantamos la semilla. Hay un montón de material Montessori para la lectoescritura y el lenguaje en general, desde lo que serían las cajas de palabras (donde se meten objetos que comienzan por una letra) hasta formas más complejas como las cartas de sílabas o las letras de lija o madera.

No se trata de forzar a los niños y las niñas para que aprendan a leer ya, ni mucho menos. Se trata de ayudarlos en el momento de su vida en el que están más preparados para absorber todo lo que les rodea y transformarlo en palabras.

Orden y organización

Los seres humanos tenemos una tendencia innata al orden y la organización. Esto no significa que todas las personas tienen un concepto de orden igual. Hay investigadores que tienen su área de trabajo llena de papeles y que a cualquiera de nosotros nos parecería un caos. Pero ellas o ellos saben exactamente como está organizado todo.

En el caso de los niños, al compartir espacios de sociabilidad, el orden también está ligado al concepto de los adultos con el tema. Lo ideal es que en sus áreas de juego los niños tengan las cosas claramente ordenadas. Esto es para que poco a poco se vayan acostumbrando a que cada cosa tiene un sitio y que luego de utilizarlas hay que volver a dejarlas donde estaban.

Para ayudar en este periodo que va aproximadamente del primer año y medio hasta los 4, es importante no abarrotar con objetos a los pequeños. Algo difícil a día de hoy ya que los abuelos y los tíos entienden el dar cariño muchas veces con dar objetos.

Si se tiene un espacio de juego en el hogar, o si es la misma habitación, es recomendado destinar o crear un lugar a este fin. Ya sean estantes y otros tipos de contenedores, con a única finalidad de organizar y guardar el material de juego y aprendizaje.

Comportamiento social

A partir de los 2 años los pequeños y pequeñas comienzan a desarrollar un interés mayor por las relaciones, ya sea con otros niños y niñas o con personas adultas. Es a partir de esta edad, y en los siguientes 4 años, que según Maria Montessori se desarrolla la sociabilidad.

Sensibilidad musical

Si bien está demostrado que los bebés demuestran un interés por la música, el sonido, los ruidos y el ritmo desde una étapa muy temprana, es a partir de los 2 años que comienzan a desarrollar una sensibilidad musical más aguda. Es una etapa perfecta para empezar a introducir conceptos como notación (aunque no de manera gráfica), así como juegos de reconocimiento de instrumentos.

Descubrimiento matemático

Las matemáticas están muy presentes. Cuando comemos o cuando nos preguntan la edad, cuando aprendemos las letras y la cantidad de ellas que lleva nuestro nombre. Pero según Montessori el periodo ideal para adentrarse con más profundidad es entre los 4 y los 6 años, cuando la capacidad de comprender este tipo de abstracciones empieza a ser más apta.

Control de los esfínteres

Entre el año y medio y los 3 años y medio los bebés empiezan a reaccionar de diferentes maneras ante el control de los esfinteres. Algunos se arrancan los pañales, otros no se lo quieren quitar pero son conscientes de que están haciendo pipi o caca. Es en el lapso de estos dos años que los niños encuentran el momento idóneo para dejar de utilizar pañales y controlar dónde hacer sus necesidades.

Relación con el espacio

A partir de los 3 años los bebés comienzan a desarrollar capacidades de interacción y respuesta a los espacios cada vez más importantes. Es importante saber interpretar esta relación y potenciar su lado positivo.